2. La vida al máximo

Muy a menudo, caemos en la trampa de pensar que es el infierno hasta el cielo, y el cielo hasta el infierno. Es decir, creemos erróneamente que si vamos a llegar al cielo, va a requerir una vida de aburrimiento y represión, mientras que el infierno, por otro lado, implicará una vida de placer y libertad. Esto, debemos entender, es absolutamente falso. La verdad es que «todo el que comete pecado es esclavo del pecado« (Juan 8, 34), pero «donde está el Espíritu del Señor, hay libertad» (2 Corintios 3, 17). Como nuestro Bendito Señor ha dicho: “El ladrón no viene sino para robar, matar y destruir. Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia” (Juan 10, 10). Hoy, medita sobre el Salmo 37, 4.

Pon tu delicia en el Señor, y te concederá los deseos de tu corazón.

Salmo 37, 4

Traducido del libro Victory de Matt Fradd y Mark Hart.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: